Como mantener fresca la marihuana

El cáñamo puede tener una versatilidad fenomenal, pero no es una de las plantas más fáciles de almacenar a largo plazo. De hecho, muchos agricultores ahora clasifican al cáñamo como un «cultivo de riesgo» debido a su alta susceptibilidad al moho. Los cultivadores deben prestar mucha atención al clima de su almacén si quieren mantener frescos los cogollos de cáñamo durante meses.

Aunque todavía hay mucho que no sabemos sobre la conservación adecuada del cáñamo, en los últimos años han surgido algunas estrategias de almacenamiento. El conocimiento de estas técnicas podría ayudar a los agricultores a mantener su cáñamo en óptimas condiciones incluso un año después de la cosecha.

Mantenga el moho fuera 

El primer paso para crear una instalación de almacenamiento exitosa es filtrar sus cogollos antes de llevarlos al interior. Los cultivadores expertos siempre recomiendan enviar varias muestras a laboratorios de terceros para realizar un análisis exhaustivo antes de agregarlas a su almacén.

El propósito de estas pruebas preliminares es evitar que las esporas microscópicas de moho entren en su área de almacenamiento. Como insinuamos en la introducción, el moho es la amenaza más importante para el almacenamiento de cáñamo a largo plazo. No querrás arriesgarte a exponer tu cuarto de almacenamiento al moho. Incluso las esporas de moho diminutas podrían esparcirse sobre otras plantas, lo que podría crear un desastre de varios millones de dólares.

Como beneficio adicional, los COA protegen contra varios problemas legales y podrían mejorar la credibilidad de su marca. Estos exámenes no solo mostrarán que usted sabía que sus plantas no tenían moho, sino que también documentarán rastros de metales pesados, pesticidas y THC.

Mientras espera los resultados de laboratorio, los cultivadores recomiendan secar sus flores de cáñamo en una secadora industrial y mantenerlas en una habitación con humedad controlada lejos de sus instalaciones de almacenamiento. 

Clima sobre contenedores: la importancia del medio ambiente para el almacenamiento de cáñamo 

La clave para el almacenamiento exitoso del cáñamo es el control climático de calidad. No importa la calidad de sus bolsas de almacenamiento; sin las condiciones ambientales adecuadas, sus cogollos de cáñamo no sobrevivirán a largo plazo.

Entonces, ¿cuáles son las condiciones climáticas ideales para el cáñamo? Aunque todavía existe un debate sobre niveles específicos, la mayoría de los agrónomos están de acuerdo en que el cáñamo funciona mejor en un ambiente oscuro con baja humedad y temperaturas moderadas. De hecho, muchos agricultores recomiendan mantener los niveles de humedad tan bajos como entre el 8 y el 10 por ciento.

La razón por la que desea mantener este clima semiárido es para mantener a raya la humedad, evitando así la formación de moho. Para disminuir aún más el riesgo de moho, las instalaciones de almacenamiento también deben invertir en sistemas confiables de circulación de aire.

En cuanto a la temperatura, los agricultores deben tener cuidado de no dejar que su área de almacenamiento se vuelva demasiado húmeda o fría. Si sus cogollos se exponen a demasiado calor, los delicados cannabinoides y terpenos podrían degradarse rápidamente. En el extremo opuesto, las temperaturas frías invitan a la humedad a entrar en la habitación, por lo que existe un mayor potencial de moho. Hoy en día, la mayoría de los agricultores están de acuerdo en que las temperaturas entre 65 y 70 ° F son ideales para el almacenamiento de cáñamo.

Tenga en cuenta que las flores de cáñamo cultivadas para fumar pueden funcionar mejor en un entorno con un poco más de humedad. Algunos cultivadores han descubierto que los cogollos de cáñamo almacenados en condiciones áridas crean flores que son demasiado duras para fumar. Los cultivadores deben experimentar cuidadosamente con una humedad ligeramente superior a la media al evaluar sus cepas de cáñamo fumable.

¿En qué debo almacenar mi cáñamo? 

Ahora que tienes la humedad y el clima bien situados, es hora de decidir dónde colocar tus preciosos cogollos.

Una práctica común en la industria moderna de almacenamiento de cáñamo es colocar los cogollos de cáñamo en una bolsa conocida como «super saco». Estas grandes bolsas de tela miden a menudo 35 ”x 35” x 53 ”y normalmente contienen alrededor de 250 libras de biomasa de cáñamo.

Aunque los súper sacos son la opción más popular hoy en día, muchos agricultores usan bolsas de plástico grandes o contenedores para almacenar su cáñamo. Algunos cultivadores incluso colocan su biomasa en fardos y agregan una capa de plástico blanco para desviar la exposición a la luz.

Evaluación de la longevidad del cáñamo

No importa qué tan bien almacene su cáñamo, se degradará con el tiempo. Incluso en condiciones ideales de almacenamiento, los cannabinoides como el CBD a menudo reducen su fuerza en un 2 por ciento por año. Además, dado que cada terpeno tiene una velocidad de ebullición ligeramente diferente, estos compuestos aromáticos podrían degradarse aún más rápido en una instalación bien controlada. 

En general, los agricultores deben almacenar la biomasa de cáñamo durante no más de un año para ofrecer a sus clientes el producto de mayor potencia. 

Para cáñamo de alta calidad, invierta en controles de calidad

El hecho de que haya cosechado con éxito su cáñamo no significa que el almacenamiento sea fácil. Los agricultores deben estar tan atentos al escaneo del cáñamo almacenado como lo estuvieron durante el cultivo. Asegúrese de establecer un programa de control de calidad confiable para controlar la humedad, el clima y las condiciones de iluminación de su instalación. También debe examinar sus cogollos de cáñamo en busca de señales de advertencia de enfermedad, secado excesivo o moho. Todas estas estrategias ayudarán a preservar la potencia de su cáñamo mucho después de la fase de cosecha.

Por favor califique esto

Deja un comentario